En el marco de nuestro aniversario como es tradición, cada año celebramos como Comunidad Educativa una misa, para agradecer al Señor nuestra  presencia en la educación magallánica, 37 años derribando obstáculos y buscando un ideal. 
Este encuentro espiritual, estuvo presidido por nuestro amigo, el sacerdote Fredy Subiabre Matiacha, quien ingresó acompañado de nuestros  abanderados.
La Homilía estuvo centrada en una invitación a ser en la vida, luz y sal, sirviendo y entregando nuestros talentos a la sociedad. Esta solemne  celebración, fue animada por el entusiasta coro de estudiantes de Ed. Básica, dirigidos por su profesor Sr, Hernán Kuscic.
En esta eucaristía se ofreció al Señor:
LA FIGURA DEL QUIJOTE: Que nos recuerda que somos llamados a servir con esperanza, fe y paz. 
UNA VASIJA DE TIERRA: Para que en nuestra vida germine y florezca las buenas semillas.
OVEJA Y BANDERA MAGALLÁNICA: signos que nos recuerdan nuestro deseo de trabajar por la PAZ en esta alejada Patagonia.
LIBRO DEL QUIJOTE DE LA MANCHA: que nos invita a ser valientes para derrotar nuestros molinos que nos impiden alcanzar nuestros sueños.
LUZ Y SAL: signos nos impulsen a ser sal en la tierra y luz del mundo.
CANASTA DE SOLIDARIDAD: un aporte para la Casa del Samaritano, y víveres para las familias que necesiten un apoyo en el hogar, símbolo de nuestro deseo de colaborar. 
PAN Y VINO: fruto del trabajo y esfuerzo del hombre, uniéndonos en Cristo.
Esta ceremonia, estuvo organizada por la docente sra. Herminia Galloso, quien una vez más nos acompañó con un profundo y simbólico guión.
FOTOGRAFÍAS DE LA MISA, AQUÍ.